En la Casa De Dios...

Una Fe

Una fe segura en Jesucristo. Su Sangre nos da acceso al trono de la gracia de Dios para obtener todo lo necesario para ser más que vencedores en esta vida. Es por eso que Pablo decía:

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.

Por la resurrección de Jesucristo no solo somos sanos y salvos, pero también obtenemos la libertad y autoridad para vivir una vida en abundancia. Fuera de este diseño de vida, estaríamos dejando que el enemigo opere y robe las bendiciones que Jesús nos dio en la cruz.  Recordemos que el enemigo vino para matar, hurtar y destruir, pero Jesucristo vino a darnos vida y vida en abundancia. Es imperativo saber y conocer lo que nos pertenece y tener la fe para obtenerlo para después poder disfrutarlo. Que nunca se nos olvide que sus promesas son “En Él sí, y en Él, amén” y que Dios no es hombre para que mienta ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él es fiel y verdadero.