En la Casa De Dios...

Frutos Favorables III

Frutos Favorables III

Juan 15:1-8 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
15 Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.
2 Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto.
3 Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.
4 Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.
5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.
6 El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden.
7 Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.
8 En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.

Dios espera frutos de sus hijos.

Él nos da la fe para hacer buenas obras para El. Hoy en día se cree que glorificar a Dios es decir Gloria a Dios, Amen, Aleluya durante el servicio. Pero Jesús nos enseña algo diferente… Glorificamos a Dios produciendo fruto.

Hoy más que nunca necesitamos predicar a Jesús no con una apariencia religiosa sino con frutos de una relación genuina con Dios. Frutos internos de madurez y no solo flores externos de apariencia.

Jesús les enseno a sus discípulos que una persona es conocida no por su fe sino por sus frutos.

Mateo 7:20 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
20 Así que, por sus frutos los conoceréis.

• No es por el titulo
• No es por el talento
• No es por el tiempo

Sino por frutos de madurez y de crecimiento espiritual.

Hebreos 6:1 Palabra de Dios para Todos (PDT)
6 Así que dejemos atrás las primeras enseñanzas acerca de Cristo. ¡Maduremos! No volvamos a lo que ya se nos enseñó. Al comienzo aprendimos a confiar en Dios y a dejar lo inútil y lo malo que hacíamos.

Aquí Pablo habla de progreso en el proceso / desarrollo de madurez espiritual.

Tres cualidades de madures:

• Pensar – Efesios 4:23-24 (TLA)
• Razonar – Juan 7:24 (PDT)
• Hablar – Proverbios 18:21 (PDT)

Identificamos de siete frutos que la Biblia nos ensena que Dios espera de nosotros:

1. Frutos dignos de Arrepentimiento – Mateo 3:8
2. Frutos de Justicia – Filipenses 1:9-11
3. Fruto del Espíritu – Gálatas 5:22-23
4. Fruto de Alabanza – Hebreos 13:15
5. Fruto de Servicio – Hebreos 6:7-10
6. Fruto de Reproducción – Romanos 1:13-16
7. Frutos de Resultados – Mateo 25:21

La Biblia nos ensena que Dios mismo nos ha dado la:

• Vida
• Capacidad y sabiduría
• Semilla
• Sol y la lluvia
• Fuerza para hacer el trabajo

¡Nosotros tenemos que dar el Fruto!

Como lo lograremos hacer:

Hablemos de los elementos o condiciones para que la semilla de fruto.

1. Tierra fértil – Un corazón sano y saludable

Proverbios 4:23 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida.

Tenemos que tener un corazón dispuesto para que la semilla pueda germinar vida y dar su fruto. No podemos tener un corazón:

• Dañado
• Herido
• Endurecido

El fruto se da en un corazón sano, tierno y receptivo.

El salmista David clamaba diciendo:

Salmos 51:10 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio y renueva un espíritu recto dentro de mí.

Un corazón limpio es un corazón libre de:

• Rencor
• Odio
• Malicia

2. Temperatura – Atmosfera adecuada para el crecimiento

Salmos 92:12-14 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
12 El justo florecerá como la palmera; crecerá como cedro en el Líbano.
13 Plantados en la casa de Jehová, en los atrios de nuestro Dios florecerán.
14 Aun en la vejez fructificarán; estarán vigorosos y verdes.

No hay otra atmosfera más esencial para nosotros florecer y fructificar que la Casa de Dios.

El Rey David había entendido la importancia de la Casa de Dios y dijo…

Salmos 27:4 Traducción en lenguaje actual (TLA)
4 Dios mío, sólo una cosa te pido, sólo una cosa deseo: déjame vivir en tu templo todos los días de mi vida, para contemplar tu hermosura y buscarte en oración.

No podremos dar vida a:

• Nuestro propósito
• Nuestro llamado
• Nuestro potencial

Cuando no le damos a nuestra semilla la atmosfera adecuada.

Pablo advirtió a la iglesia de esto diciendo:

Hebreos 10:25Reina-Valera 1960 (RVR1960)
25 No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

• Por costumbre
• Por rutina
• Por tendencia

El Salmista descubrió este principio poderoso cuando declaro:

Salmos 84:10Reina-Valera 1960 (RVR1960)
10 Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos.

3. Nutrientes – La palabra de Dios

2 Timoteo 3:16-17Palabra de Dios para Todos (PDT)
16 Toda la Escritura es un mensaje enviado por Dios, y es útil para enseñar, reprender, corregir y mostrar a la gente cómo vivir de la manera que Dios manda, 17 para que el siervo de Dios esté listo y completamente capacitado para toda buena obra.

Este versículo nos ensena que en la palabra de Dios es útil para nuestro crecimiento espiritual y en ella encontramos todo lo necesario para estar:

• Listos
• Capacitados

Para toda buena obra – dar todo fruto.
Los nutrientes son esenciales para todo tipo de organismo vivo para dos cosas primordiales:

• Mantenerse saludable
• Funcionar correctamente

Hay muchas personas enfermas y débiles porque no toman sus nutrientes para fortalecer su vida espiritual. La palabra de Dios alimenta nuestras raíces / nuestro espíritu para dar vida a la semilla para dar su fruto.

4. Luz – La presencia de Dios

Juan 8:12Traducción en lenguaje actual (TLA)
12 Jesús volvió a hablarle a la gente: —Yo soy la luz que alumbra a todos los que viven en este mundo. Síganme y no caminarán en la oscuridad, pues tendrán la luz que les da vida.

• Jesús es la luz
• Jesús es la vida

En su presencia haremos fructificar nuestra semilla. Sin Él, nuestra semilla se secara en la oscuridad y no dará vida su fruto.

5. Agua – El Espíritu Santo

Salmos 1:3Palabra de Dios para Todos (PDT)
3 Será tan fuerte como un árbol plantado junto a corrientes de agua fresca, que da su fruto en el momento adecuado y al que nunca se le caen las hojas. Le irá bien en todo lo que haga.

¡Los hijos de Dios tienen El Espíritu Santo en ellos para trabajar en la villa del Señor! El Espíritu de Dios está dispuesto a ayudarnos a dar el fruto que se espera de nosotros.

Zacarías 4:6Reina-Valera 1960 (RVR1960)
6 Entonces respondió y me habló diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos.

¡El Espíritu Santo es la fuente de vida eterna!

Cuida tu semilla

En las parábolas del sembrador y del trigo encontramos tres peligros:

• El enemigo – Diablo quien anda como león rugiente buscando a quien devorar
• Cizaña / Aves / Pedregales / Espinos – Obstáculos y aquellos que quieren hacer daño
• Labrador – Uno mismo

Se dice que el peor enemigo es uno mismo.

Ten mucho cuidado de ti mismo en las siguientes dos áreas:

Pereza: De no cuidar y alimentar nuestra semilla para dar su fruto

Proverbios 13:4Palabra de Dios para Todos (PDT)
4 El perezoso desea pero no consigue; el que trabaja duro logra lo que quiere.

Todos quieren el fruto y la bendición pero no todos quieren trabajar.

El dar fruto se requiere trabajo:

• Enfoque
• Esfuerzo
• Energía

Preocupación: Los afanes de la vida y perder nuestra paciencia

Santiago 5:7Reina-Valera 1960 (RVR1960)
7 Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía.

No te desesperes ni te des por vencido.

• Cuida tu corazón
• Mantente en la atmosfera adecuada
• Aliméntate con la palabra de Dios
• Permanece en la presencia de Dios
• Depende del Espíritu Santo

Y recibirás las recompensas de tu fruto.

Recompensas:

Juan 15:1-8Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Miramos en este pasaje tres recompensas:

• Más fruto – Mas Bendición para ser de bendición
• Oraciones contestadas – La oración del justo es poderosa
• Discípulo de Jesús – Miraremos y seremos testigos de sus maravillas

Conclusión:

2 Corintios 7:1 (RVR1960)
Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.

– Pastor Oscar Alvarez