En la Casa De Dios...

La Transparencia en el Desierto

Deuteronomio 8:2 Nueva Versión Internacional (NVI)
2 Recuerda que durante cuarenta años el Señor tu Dios te llevó por todo
el camino del desierto, y te humilló y te puso a prueba para conocer lo
que había en tu corazón y ver si cumplirías o no sus mandamientos.

Todos en la vida tarde o temprano hemos pasado o pasaremos momentos en
el desierto. Tiempos de soledad y de sequía.

Ya sea,

• En nuestra vida espiritual
• En el matrimonio
• En la familia con los hijos
• En las finanzas

Proclamamos que vamos de victoria en victoria, pero en el proceso de ir
de victoria en victoria, hay momentos que pasaremos el desierto lleno
de…

• Derrota
• Desanimo
• Dolor

Y de confusión que en ciertos momentos nos hacen dudar y cuestionar si
vale la pena seguir luchando o no.

Algunos se engañan a sí mismos diciendo que todo está bien, pero la
realidad es que hay temporadas en esta vida donde necesitamos ayuda para
salir adelante.

El tiempo en el desierto no solo son momentos difíciles y dolorosos,
pero también muy peligros; si no sabemos cómo lidiar con ellos pueden
traer graves consecuencias a nuestras vidas.

Pueden endurecer nuestro corazón y llevarnos a dudar y a cuestionar el
propósito y la voluntad de Dios para nuestra vida. Los momentos
difíciles pueden sacar lo mejor de ti; o pueden sacar lo peor de ti.

El pueblo de Israel miro el poder de Dios como ningún otro pueblo. Para
completar el proceso de su libertar y de su victoria, tendrían que pasar
por el desierto. Pero en el desierto, en vez que ellos fortalecieran su
fe en Dios, la Biblia nos ensena el desierto saco lo peor de ellos.

• Ellos dudaron
• Ellos se quejaron
• Ellos murmuraron
• Ellos murieron

Números 32:13Nueva Traducción Viviente (NTV)
13» El Señor se enojó con los israelitas y los hizo vagar en el desierto
durante cuarenta años hasta que murió la generación entera que había
pecado a los ojos del Señor.

Ellos murieron físicamente en el desierto. Pero el desierto de igual
manera roba:

• Sueños
• Planes
• Propósitos

Cuanta gente no ha dejado:

• El ministerio
• La iglesia
• El matrimonio
• La carrera

Por no saber lidiar con el problema, proceso, desierto que estaban
pasando.

La Biblia nos enseña que el propósito principal del desierto para el
pueblo de Israel fue un proceso de preparación y formación.

El pueblo de Israel había pasado 400 años de esclavitud. Ellos vivían y
dependían de Faraón. Dios les quería enseñar en el desierto a confiar
y depender de su poder solamente. El desierto fue y sigue siendo parte
del proceso de Dios para prepararnos y formarnos más como su pueblo
escogido.

De igual manera, no podemos ignorar que hay momentos donde nosotros
mismos nos desviamos del camino del Señor, y entramos en el desierto por
nuestras malas decisiones.

• Decisiones espirituales
• Decisiones en nuestras relaciones
• Decisiones financieras

Que no van conforme a los propósitos de Dios para nuestras vidas. Claro,
aun en nuestras malas decisiones, Dios tiene misericordia de nosotros y
nos saca de ahí cuando clamamos por su ayuda.

Cualquier sea la razón por estar en el desierto, la transparencia es
vital para no morir en él.

En 2 Reyes 4:8-26 encontramos la siguiente historia que habla acerca de
la transparencia.

2 Reyes 4:8-26 Palabra de Dios para Todos (PDT)
8 Un día Eliseo fue a Sunén, donde vivía una mujer importante. Ella
insistió en que Eliseo se quedara a comer en su casa. Así que cada vez
que Eliseo pasaba por aquel lugar se detenía para comer ahí. 9 La mujer
le dijo a su esposo: —Mira, tú sabes que Eliseo es un hombre santo de
Dios y que siempre pasa por nuestra casa. 10 Por favor, hagámosle un
cuarto en la planta alta. Pongámosle una cama en el cuarto con una
mesita, una silla y una lámpara. Entonces, cuando se hospede en nuestra
casa podrá tener su propio cuarto. 11 Un día Eliseo se hospedó en la
casa y entró al cuarto para descansar. 12 Eliseo le dijo a su siervo
Guiezi: —Llama a esta mujer sunamita. El siervo la llamó y ella fue y lo
atendió. 13 Eliseo le dijo: —Ahora dile: “Mira, has hecho lo mejor que
has podido para atendernos. ¿Qué podemos hacer por ti? ¿Quieres que
hablemos de tu parte al rey o al comandante del ejército?” Ella
contestó: —Estoy contenta viviendo entre mi pueblo. 14 Eliseo le dijo a
Guiezi: —¿Qué podemos hacer por ella? Él contestó: ¡Ya sé! Ella no tiene
hijos y su esposo ya es viejo. 15 Entonces Eliseo le dijo: —Llámala de
nuevo. Entonces Guiezi la llamó y ella se acercó para atenderlo. 16
Eliseo le dijo: —Para la primavera entrante tendrás en brazos a tu
propio hijo. La mujer respondió: —¡No, señor! ¡Que el hombre de Dios no
me mienta! 17 Sin embargo, la mujer quedó embarazada y la siguiente
primavera dio a luz a un hijo, tal como Eliseo le había dicho. 18 El
niño creció y se llegó el día en que ya podía salir a trabajar en la
cosecha con su papá. 19 Estando en eso, gritó a su papá: —¡Ay, mi
cabeza! ¡Me duele la cabeza! El papá le dijo al criado: —Llévenlo a su
mamá. 20 Lo llevaron a donde estaba la mamá y ella lo acostó en su falda
y por la tarde el niño murió. La sunamita va a ver a Eliseo 21 La mujer
subió y acostó al niño en la cama del hombre de Dios. Cerró la puerta y
salió del cuarto. 22 Ella llamó a su esposo y le dijo: —Por favor,
mándame a uno de los siervos con un burro para ir rápido a buscar al
hombre de Dios, y volver en seguida. 23 El hombre le contestó: —¿Por qué
vas a buscarlo hoy si no es Luna nueva ni día de descanso? Ella dijo:
—¡Adiós! [a] 24 Entonces ensilló el burro y le dijo al siervo:
—¡Vámonos, apúrate! No aminores la marcha a menos que yo te lo diga. 25
La mujer fue al monte Carmelo para buscar al hombre de Dios. Cuando el
hombre de Dios vio que la sunamita se acercaba, Eliseo le dijo a su
siervo Guiezi: —¡Mira, ahí está la sunamita! 26 ¡Corre a su encuentro!
Pregúntale: ¿Qué te pasa? ¿Estás bien? ¿Está bien tu esposo? ¿Está bien
el niño? Ella respondió al criado: —Todo está bien.

La verdad era que su hijo estaba muerto en casa.

Es muy común responder que todo está bien cuando en realidad estamos
sufriendo en nuestra,

• Vida espiritual
• Matrimonio
• Hijos
• Finanzas

La sunamita tenía muerte en su casa y de acuerdo a ella, todo estaba
bien.

Ten cuidado porque son en los momentos débiles que muchos toman malas
decisiones. Y ten seguro que satanás tomara ventaja de tu situación.

Es vital saber navegar los momentos difíciles y dolorosos en el
desierto. Comparto cuatro principios necesarios para salir vencedor del
desierto.

1. Necesitas reconocer tu Situación

No hay razón porque temer o porque tener vergüenza. La realidad es que
nadie es perfecto.

• Ningún matrimonio es perfecto
• Ninguna familia es perfecta
• Ningún ministerio es perfecto

Lo que sí es vergonzoso es perder lo que tienes por no pedir ayuda.
Todos necesitamos de ayuda en vez en cuando.

Necesitamos reconocer nuestra situación, nuestra condición y no
escondernos.

1 Samuel 10:20-23 Palabra de Dios para Todos (PDT)
20 Enseguida, Samuel les pidió a las tribus que se acercaran. Primero
salió escogida la tribu de Benjamín. 21 De la tribu de Benjamín, eligió
a la familia de Matri, y les pidió a los hombres de esa familia que se
acercaran. De esa familia eligió a Saúl hijo de Quis. Sin embargo,
cuando la gente buscó a Saúl, no pudieron encontrarlo. 22 Entonces le
preguntaron al SEÑOR si Saúl no había llegado todavía. El SEÑOR
respondió: «Saúl está escondido entre el equipaje. 23 Entonces fueron y
lo sacaron de allí. Al ponerlo entre la gente, vieron que era tan alto
que apenas le llegaban al hombro.

Saul estaba escondido atrás de su equipaje. Lo tuvieron que buscar y
sacar para ponerlo en frente de la gente.

• Saul tenía temor
• Saul tenía duda
• Saul tenía inseguridad

De ser el primer Rey de Israel. ¿Quién no lo estaría? Pero en vez de
pedir ayuda o consejo al profeta Samuel se escondió a tras de su
equipaje.

¿Qué cosas guardas y escondes en tu equipaje (corazón) que no quieres
que nadie conozca?

Es de mucha importancia reconocer tu debilidad, pecado, tus temores, y
errores.

2. Necesitas confesar tu Situación

Yo no sé cuántos de ustedes han podido experimentar el poder de la
confesión.

• Hay paz interior
• Hay gozo
• Hay libertad

Cuando uno confiesa su debilidad, error, situación que está pasando.

• Emocionalmente
• Psicológicamente
• Espiritualmente

¡Hay poder en la confesión!

Santiago 5:16Traducción en lenguaje actual (TLA)
16 Por eso, confiesen sus pecados unos a otros, y oren unos por otros,
para que Dios los sane. La oración de una persona buena es muy poderosa,
porque Dios la escucha.

Santiago ensena que hay sanidad cuando confiesas tus pecados.

David fue conforme al corazón de Dios no porque fue perfecto, sino
porque estaba dispuesto a confesar su rebelión y cada situación en la
cual él se encontraba.

51:5-7 Traducción en lenguaje actual (TLA)
5 Tengo que admitir que soy malo de nacimiento, y que desde antes de
nacer ya era un pecador. 6 Tú quieres que yo sea sincero; por eso me
diste sabiduría. 7 Quítame la mancha del pecado, y quedaré limpio. Lava
todo mi ser, y quedaré más blanco que la nieve.

No solo hay que admirar a los grandes de la Biblia, hay que también
aprender de ellos y aplicar lo que hicieron.

3. Necesitas confrontar la Situación

Hay muchos que reconocen, hay otros que confiesan, pero también hay
muchos que no quieren confrontar la situación, el problema, el gigante
que los está amenazando.

Todos sabemos la historia como David confronto al gigante de Goliat.
Cuando en realidad la responsabilidad era de Saul, pero una vez más se
encontraba escondido. Pero en lo que me quiero enfocar es que David no
le dio tiempo para atemorizarlo.

1 Samuel 17:48 Nueva Versión Internacional (NVI)
48 En cuanto el filisteo avanzó para acercarse a David y enfrentarse con
él, también este corrió rápidamente hacia la línea de batalla para
hacerle frente.

Nosotros tenemos que correr a confrontar lo que nos quiere derribar.
Hay un dicho que dice… “Lo que no enfrentas, nunca lo podrás vencer.”

El problema que no confrontas ahora, lo dejaras aumentar fuerza y tarde
o temprano te destruirá. Recuerda que Dios no te ha dado un espíritu de
cobardía, sino de poder para confrontar lo que te esta molestando.

Muchos creen que no hubo un profeta como Elías. Abría su boca y se
abrían y se cerraban los cielos, sus oraciones hacían que fuego
descendiera de los cielos. Pero la palabra de igual manera nos ensena
que era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras.

En 1 Reyes 19:1-16 miramos la historia cuando huye al desierto al
escuchar que Jezabel quería matarlo. El desierto lamentablemente saco lo
peor de él, hasta deseaba morir. Recibió dos visitas de un ángel, la
visita del Espíritu de Dios, y ni así quiso dejar su posición de
abandonar todo.

1 Reyes 19:14 Traducción en lenguaje actual (TLA)
14 Él contestó: —Yo me he esforzado mucho por obedecerte, pues tú eres
el Dio todopoderoso. El pueblo de Israel ha abandonado el pacto que
tiene contigo, ha destruido tus altares y ha matado a tus profetas. Sólo
yo estoy vivo, pero me están buscando para matarme.

¿Cuántos se han sentido de esa misma manera?

En el versículo 16 Dios mismo le dice que ungiría a Eliseo en su lugar.

• La fatiga
• El desanimo
• El cansancio

Había llevado a Elías a abandonar todo. Elías no quiso tratar con su
problema.

4. Necesitas fortalecer tu Espíritu

Esto no se va a arreglar con dos pastillas de Tylenol o Advil…necesitas
fortalecer tu espíritu y tu dominio propio.

Jesús siendo el hijo de Dios confeso su situación y busco ayuda para
fortalecer su espíritu.

Lucas 22:42-43 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
42 Diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi
voluntad, sino la tuya. 43 Y se le apareció un ángel del cielo para
fortalecerle.

Tu y yo jamás lo lograremos solos. Necesitamos ayuda del cielo y la
ayuda la ayuda del Espíritu Santo.

Necesitas fortalecer tu espíritu a través de:

• Tu relación con Dios
• La palabra de Dios
• El cuerpo de Cristo

Tres fuentes de agua que no te dejaran desmayar en el desierto.

El desierto no es el destino final para ti, es solo un tránsito, parte
del proceso para llegar a cumplir el propósito de Dios en tu vida. Y
para disminuir el tiempo en el desierto, necesitas ser transparente
contigo mimo, con Dios y con las personas al tu alrededor que te
aprecian y te pueden ayudar.

El pueblo de Israel no tuvo que pasar 40 años en el desierto. Algunos
creen que la ruta era solo de 11 días si ellos hubieran sido obedientes
a la voz y a las órdenes de Moisés.

Ser transparente es ser vulnerable y no auto protectores. La
transparencia se demuestra por nuestra voluntad de:

• Reconocer nuestras limitaciones
• Expresar nuestros temores
• Exponer nuestros errores

¡El ser transparente es de sabios y vencedores!

¿Que no está bien contigo mismo, en tu casa, en tu familia?

Cualquier situación que estés pasando de:

• Sequia
• Desanimo
• Dolor
• Soledad

Jesús es tu respuesta.

Juan 4:13-14 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
13 Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua,
volverá a tener sed; 14 mas el que bebiere del agua que yo le daré, no
tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente
de agua que salte para vida eterna.

Busca la dirección de Jesús y busca el aceite fresco del Espíritu Santo
para seguir adelante y cumplir el propósito de Dios sobre tu vida.

– Pastor Oscar Alvarez