En la Casa De Dios...

Mi Identidad en Cristo

Mi Identidad en Cristo

Efesios 2:10 Reina-Valera 1960

10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

El mundo de hoy perece y fracasa por falta de identidad. Han quitado la mirada del perfecto modelo a quien seguir para descubrir su identidad…Jesús.

La palabra de Dios bien nos enseña que debemos poner nuestros ojos en Jesús el autor y consumador de la fe.

Hoy más que nunca tenemos que esforzarnos en conocer nuestra identidad a través de la palabra de Dios.

Juan 8:32 Reina-Valera 1960

32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

Libres de toda mentira del enemigo, de otras personas, y de nuestro propio pensar que atacan nuestra identidad.

Nuestra identidad espiritual en Cristo tiene un valor incomparable y Dios quiere y anhela que descubramos nuestra identidad en su hijo Jesús.

En el Nuevo Testamento la palabra “En Cristo” que se refiere a nuestra identidad está escrita más de 170 veces.

En Cristo:

Somos nuevas criaturas

Somos libres

Somos perdonados

Somos justificados

Somos más que vencedores

Y uno de los más reconocidos…

Filipenses 4:13 Reina-Valera 1960

13. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Por esa razón se dice que el mayor descubrimiento no está afuera, sino adentro de uno mismo.

Para los que han aceptado a Cristo en su corazón, tienen que saber que sobre todas las cosas, somos hijos de Dios. Y no solo hijos, sino hijos amados de Dios.

Juan 1:12-13 Reina-Valera 1960

12. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; 13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.

El pago un gran precio por nosotros para ser sus hijos. Tenemos que tomar ventaja de ese gran privilegio.

No seamos como el hermano del hijo prodigo que estuvo en la casa del padre pero nunca disfruto de los privilegios de ser un hijo. Incluso, él se miraba más como un siervo que hijo.

El hermano mayor nunca disfruto sus privilegios como hijo porque nunca quiso. El padre bien le dice, “todas mis cosas son tuyas.”

Hoy en día sucede lo mismo. Hay muchos cristianos que no disfrutan del evangelio porque están como el hermano mayor que no toman ventaja de sus privilegios.

Privilegios que tenemos como hijos:

Propósito

Como hijo de Dios, tienes un propósito en la vida.

Tú eres la obra perfecta de Dios.

1 Pedro 2:9 Reina-Valera 1960

9. Más vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

Poder

Como hijos de Dios, tenemos una posición de autoridad.

Efesios 2:6 Reina-Valera 1960

6. y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús,

Posición de autoridad para declarar salvación, sanidad, libertad, prosperidad y paz.

Paz

Al entender tu identidad como hijo, podrás descansar en su presencia ante toda situación de la vida.

Paz en saber que él te dará la protección, la provisión y todo lo necesario para agradarle a El sobre todas las cosas.

Filipenses 4:7 Reina-Valera 1960

7 . Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

El enemigo no quiere que tomes ventaja de tus privilegios como hijo.

Como hijo de Dios, tienes un propósito, tienes poder para cumplir tu propósito, y tienes el derecho de vivir en paz porque tu Padre suplirá todas tus necesidades.

Está en nosotros si tomamos ventaja de los privilegios de ser hijos o no.

Pero como un hijo de Dios, también tenemos la responsabilidad de representar a nuestro Padre que es Santo y Justo.

La mayor parte del libro de los Efesios, Pablo se enfoca en ensenar a la iglesia acerca de los privilegios de ser hijos de Dios. Pero tenemos que tomar en consideración que en su salutación, Pablo les escribe a los santos y fieles de Jesucristo.

Efesios 1:1 Reina-Valera 1960

1  Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, a los santos y fieles en Cristo Jesús que están en Efeso:

Aquí Pablo nos deja saber que los beneficios espirituales como hijos de Dios, se reciben cuando somos santos y fieles a Él.

Santos – Consagrados y apartados para Dios.

Como hijos de Dios, tenemos que vivir apartados para El.

1 Pedro 1:14-16 Traducción en lenguaje actual

Vivan como hijos obedientes

14.  Ustedes, antes de que conocieran la buena noticia acerca de Jesucristo, hacían todo lo malo que querían. Pero ahora deben obedecer a Dios en todo, como buenos hijos. 15-16 Así que no hagan lo malo, sino manténganse apartados del mal, porque Dios los eligió para ser su pueblo. En la Biblia, Dios nos dice: «Yo soy un Dios diferente a los demás, por eso ustedes deben ser diferentes a las demás naciones.»

Nuestra actitud y conducta como hijos de Dios, tiene que representar a un Dios santo.

Esto no se trata de una fe de imaginación, sino una fe de acción.

Tenemos que tomar acción y declarar lo que Pablo dijo…”Para mí el vivir es Cristo.” Purifiquemos nuestra mente, corazón, ojos, oídos, manos, etc. para vivir y reflejar a Cristo en todo lo que hagamos.

La palabra fiel se refiere a alguien que no abandona o traiciona a la palabra dada, que cumple sus compromisos y sus responsabilidades.

En este caso, como hijos de Dios, seamos fieles a cumplir con nuestra responsabilidad de ser hijos de Dios. Que seamos fieles a la promesa, palabra, confesión que hicimos un día con nuestros labios de vivir para El.

Que nunca se te olvide y que nadie te engañe, no importando la situación que te encuentres, tú eres un hijo amado de Dios lleno de privilegios. Pero también que no se nos olvide que hoy más que nunca Dios necesita que sus hijos reflejen a Cristo en toda su manera de vivir.

Toma el reto de vivir para El.

-Pastor Oscar Alvarez